sábado, 10 de marzo de 2018

VE MÁS ALLÁ


Ya llevo un tiempo en el que esta expresión vuela por mi fuero interno, no es que le haya dado mucha relevancia, pero el hecho es que no se me hace desconocida y en estos dos días que llevo en la casa de espiritualidad de Ainkarim que tiene la Compañía de María en Haro ha emergido con fuerza: ¡VE MÁS ALLÁ!, ¡VE MÁS ALLÁ!, ¡VE MÁS…!

 (Casa de espiritualidad Ainkarim de Haro)

¡VE MÁS ALLÁ! La voy repitiendo dentro de mi intentando descubrir que pide Dios de mi, fijándome en la figura de Jesús, de María, de Juana de Lestonnac, de…, de tantos y tantos seguidores de Jesús que han incorporado a su vida este expresión que ciertamente nos pone en camino y nos moviliza a…

Sí, yo he estado parado a la vera del camino, instalado en la queja insaciable, mirando mi ombligo insignificante, haciendo lo mínimo necesario, creyendo que la felicidad es estar “encerrado” en aquello que puedes controlar y que te da seguridad. Así, hasta que la vida te sopla con fuerza y enfrentando tu fragilidad comprendes que en esta vida poco se puede controlar y que las seguridades del momento son las inseguridades incomodas y movilizadoras del mañana. Cuando Aquel con quien has caminado ha tocado tu corazón, descubres que la VIDA es hacer camino, que la queja realmente no lleva a nada bueno, que la felicidad es aceptar (rendirse a) lo que va llegando en el camino y que nuestra casa no tiene cuatro paredes, sino que nuestra casa es allí donde está nuestro corazón. Así pues, me siento enviado a recorrer el camino de la vida de la mano de Aquel en quien confío.

(jardín de Ainkarim)

¡VE MÁS ALLÁ!, ¡PONTE EN CAMINO! Un pasito detrás de otro, no hace falta correr, ni que todos los pasos sean certeros, ni que todos los caminos sean los correctos o los más directos o los más cómodos… A veces caminos solitarios y otras veces caminos llenos de gente… A veces caminando con extraños y a veces caminando con los tuyos… A veces… Eso sí, seguro que todos esos caminos (sean cómo sean y sean cuáles sean) son los que tenemos que recorrer. Son los que nos ayudan a crecer y, en todos ellos, la voz agradable de un Amigo que siempre nos acompaña y que nos susurra al oído: ¡VE MÁS ALLÁ!, ¡PONTE EN CAMINO!

Este camino que recorro me ha llevado al mundo de la educación: ¡qué precioso puede ser acompañarnos y aprender y crecer juntos! Con mis lagunas y mi fragilidad, me siento educador (soy educador) y este es el camino que he decido transitar. Realmente es importante que nuestros chicos y chicas sepan de matemáticas, de física y química, de religión, de…, pero en el camino he descubierto que no sólo de saberes vive el hombre: ¡qué importante y crucial puede ser en nuestra vida encontrarnos con educadores que además nos enseñan con su ejemplo, con su mirada, con su manera de hacer; educadores que nos hablan de la vida, provocan experiencias de Encuentro, nos acompañan y caminan a nuestro lado como lo hizo antes nuestro gran Maestro!, ¡Qué gozada encontrar un educador que VA MÁS ALLÁ sin regatear tiempos ni disponibilidad!, ¡Qué gozada poder parecernos al gran Educador y ver que todo sale bien! Yo realmente creo que ya no se puede educar sin “ir más allá”.

Este camino que recorro me ha llevado a la Red Laical Compañía de María y al Núcleo Apostólico de Donostia: ¡qué precioso puede ser acompañarnos y aprender y crecer juntos!, ¡Qué gozada poder estar con los tuyos!,¡Qué gozada poder sintonizar!, ¡Qué gozada poder encontrar personas que han descubierto una misma llamada y, juntos, hacer camino!

¿Puede haber misión tan bonita como la de educar y estar con los “tuyos”, estar con los que sientes y viven como tú estando siempre abierto al otro?

Si la cuaresma es adecuar nuestro ser, existir y actuar, a la misma vida de Jesús (a sus valores, a sus convicciones y a su propuesta de vivir la vida), hagamos de nuestra vida camino (peregrinación) donde juntos nos salvemos, esto es, donde juntos hagamos vida (pedagógicamente) desde los valores de Jesús en la realidad concreta que nos toca vivir.

(entrada al jardín de Ainkarim)

jueves, 15 de febrero de 2018

Oración para la cuaresma

Bienaventuranzas de la Cuaresma
(contra un corazón de piedra)

Felices quienes recorren el camino cuaresmal con una sonrisa en el rostro y sienten cómo brota de su corazón un sentimiento de alegría incontenible.
Felices quienes durante el tiempo de Cuaresma, y en su vida diaria, practican el ayuno del consumismo, de los programas basura de la televisión, de las críticas, de la indiferencia.
Felices quienes intentan en la cotidianidad ir suavizando su corazón de piedra, para dar paso a la sensibilidad, la ternura, la com-pasión, la indignación teñida de propuestas.
Felices quienes creen que el perdón, en todos los ámbitos, es uno de los ejes centrales en la puesta en práctica del Evangelio de Jesús, para conseguir un mundo reconciliado.
Felices quienes se aíslan de tanto ruido e información vertiginosa, y hacen un espacio en el desierto de su corazón para que el silencio se transforme en soledad sonora.
Felices quienes recuerdan la promesa de su buen Padre y Madre Dios, quienes renuevan a cada momento su alianza de cercanía y presencia alentadora hacia todo el género humano.
Felices quienes cierran la puerta a los agoreros, a la tristeza y al desencanto, y abren todas las ventanas de su casa al sol de la ilusión, del encanto, de la belleza, de la solidaridad.
Felices quienes emplean sus manos, su mente, sus pies en el servicio gozoso de los demás, quienes más allá de todas las crisis, mantienen, ofrecen y practican la esperanza de la resurrección a todos los desvalidos, marginados y oprimidos del mundo. Entonces sí que habrá brotado la flor de la Pascua al final de un gozoso sendero cuaresmal.
Miguel Ángel Mesa (Bienaventuranzas de la Vida -PPC-)

domingo, 17 de septiembre de 2017

Oración para empezar el curso

ORACIÓN DEL RELOJ



Señor, al comenzar este nuevo curso
te pido que me regales un nuevo reloj…
No, no, ni digital ni a pilas ni a cuerda,
quiero uno muy especial, quiero tu reloj…

 Un reloj que no marque las horas que me quedan
ni los días que faltan para el fin de semana…
Un reloj que marque solo y exclusivamente
segundos, instantes, oportunidades para hacer el bien.

 Un reloj que se pare cuando alguien entre en apuros,
que se adelante para ver las necesidades del otro
y que se atrase para pedir perdón…
¿Un reloj de pulsera o de pared? No; mucho mejor; de corazón.

 Un reloj en cuyos números aparezcan nombres:
María, Ana, Carlos, Alejandro, Yolanda,…
Nombres y más nombres de amigos, de compañeros,
de hermanos que Tú, Señor, cada día pones en mi camino.

 Un reloj cuyas agujas acaricien, abracen, sirvan,
ayuden, perdonen, escuchen, compartan…
y en cuya esfera aparezca tu rostro de Padre
y de amigo y de compañero de clase, de juegos o de salida.

 Un reloj con un gran despertador
que despierte mi conciencia y mi indiferencia,
y que me recuerde levantarme cuando me caiga
y ponerme en camino cuando me detenga.

 Un reloj con cronómetro incorporado,
no para estresarme, angustiarme o deprimirme,
sino para aprovechar a tope cada día que Tú me regalas,
cada segundo que Tú conviertes en un nuevo reto, en una nueva oportunidad.

 Señor, al comenzar este nuevo curso
me pongo mi nuevo reloj… ¡Tu reloj!
Bendice cada una de las horas, minutos y segundos
que voy a pasar, codo a codo y corazón con corazón, a tu lado.


JM de PALAZUELO

sábado, 22 de abril de 2017

Encuentros de VIDA

La piedra que desecharon los arquitectos
Es ahora la piedra angular (Mt. 21, 42)


(La Manlleva, comunidad de Tarragona)

   Son las cinco de la mañana del Domingo de Resurrección. Un grupo de personas que compartimos en La Manlleva (Tarragona) la experiencia de la muerte y resurrección de Jesús nos dirigimos a lo que fue en torno al siglo X el gran poblado de Selma en Alt Camp. Nos acompañan en el camino la luz de la luna, preludio la luz que llega, y el cantar ininterrumpido del ruiseñor, que una y otra vez parece querer anunciarnos lo que acontecerá con las primeras luces del día. Mientras hacemos camino resuenan en nuestros corazones las palabras de Juan (capítulo 20, versículo 1): “El primer día de la semana María Magdalena se puso de camino hacia el sepulcro cuando todavía estaba oscuro”.

   Una hora larga de camino hasta llegar a las faldas de la colina donde se erige el castillo de Selma, fortaleza vigía en otros tiempos, y hoy venida a menos. Nos sentamos tranquilos en el verde. Con una mezcla de serenidad e impaciencia esperamos la salida del sol. Celebramos la resurrección de Jesús con este saludo al sol matutino. A las 7,14 horas exactas de la mañana y en un espacio breve de tiempo aparece un disco rojo por el horizonte que transforma el paisaje en vida. El cantar de los pájaros aumenta alegre y los primeros rayos del sol de este domingo de resurrección tocan nuestros rostros y comienzan a calentar nuestro cuerpo agradablemente. Me surge esta certeza: ¡JESÚS HA RESUCITADO!

(Salida del sol desde el poblado de Selma)

   Áquel que unos días antes había sido despojado, torturado, roto, humillado… es ahora levantado y no es regalado en el encuentro, dicho de otra manera, sólo le reconocen aquellos que se encuentran con él. Dios Padre resucita a Jesús y sólo son capaces de verlo quienes tienen esa relación personal con él, María Magdalena, sus apóstoles y sus discípulos, y… todos aquellos (la samaritana, Mateo el recaudador, Jairo, Lázaro, el centurión romano, la mujer endemoniada…) que en el camino de la vida se han topado con él ayer, hoy y mañana.

   Jesús, como ya lo hiciera durante su vida, se sigue haciendo el encontradizo hoy. Resucitó y se encontró y se encuentra con sus amigos. No salió de su boca queja ni reproche alguno, no echó nada en cara a nadie. En su pose y en su hablar no había resquemor, no había ni un ápice de querer cobrar venganza. Todo su semblante era de acogida y de alegría por poder disfrutar una vez más de aquellos que le tenían en su corazón (¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino? –Lc.24,32-). Y es que quien ama, ya no necesita perdonar. El camino hacia la VIDA que había iniciado Jesús estaba trazado, ahora sólo debíamos seguirlo.

   Y esa es la invitación que se nos hace en estos días:


¡Que hagamos de nuestros encuentros VIDA, como lo hizo Jesús!


(Estupa a la entrada de La Manlleva)

domingo, 12 de marzo de 2017

Sé un poco MÁS (comentario para cuaresma)

   La liturgía nos recuerda que llevamos diez días de Cuaresma y desde el comienzo nos ha invitado a hacer camino, incluso nos ha invitado a discurrir por el desierto de la misma manera que lo hizo Jesús durante cuarenta días. Y es que el Espíritu llevó a Jesús al desierto para el que diablo lo tentara.

   Y es que ese mismo Espíritu nos lleva al desierto para que nos enfrentemos con todo aquello que nos hace menos persona y nos empequeñece, para que enfrentemos todo aquello que en nuestra vida diaria nos aleja de nuestro ser y nos distrae de la atención a lo interior y al otro. Acaso, ¿Creemos que podemos escapar de nuestros propios “desiertos”? ¿Cuántas veces nos ha puesto la vida frente a aquello de lo que huíamos con todas nuestras fuerzas? ¿De verdad pensamos que con negar y esconder nuestros miedos y nuestros lados oscuros podemos caminar y crecer como personas? Realmente, sólo madura aquel que se ha enfrentado a sus miedos y a sus oscuridades. Y esa lucha interior (por llamarla de alguna manera) ocurre en el desierto, en esas épocas de nuestra vida que todos vivimos en las que tenemos que mirar cara a cara aquello de lo que hemos huido con tantas ganas.

   Voy intuyendo lo importante que es silenciarse y hacer consciente aquello que durante tanto tiempo he silenciado por cobardía o por miedo o por ignoracia o por… Sí, así he llegado al desierto (al que no tenía intención de ir). En un momento “duro” en el que hacer silencio es lo que más cuesta y hacerse consciente “duele”. Y precisamente es en ese desierto interior, en ese lugar donde cuesta silenciarse y donde todo el ser siente “dolor”, donde podemos renacer y donde podemos hacernos “más”.

   Jesús era maestro en esto, era maestro en ser “más”. Jesús era cada día un poco “más”. ¿Quién de nosotros está acabado con treinta o con cuarenta o con ciencuenta años? Si la VIDA es CAMINAR, es que cada día podemos ser un poco “más”. Aquí radica la importancia de atravesar nuestros propios desiertos. Si los atravesamos podremos SER un poco MÁS, y podremos ser un poco más como Jesús.

   La liturgia de hoy nos presenta el relato de la transfiguración de Jesús en un monte alto, el monte del Encuentro diría yo. En los evangelios Jesús se retira al monte a orar y es lo quiero rescatar de la lectura de hoy: Jesús no está sólo, su Dios que es Padre está con él siempre, pero de forma especial cuando Jesús acude al monte a rezar.


   Por eso, cuando el Espíritu nos lleve hacia algún desierto interno, busquemos una montaña silenciosa y recogida. Allí silenciémonos, hagámanos conscientes de lo que ocurre en nuestro interior y con Dios Padre de la mano renovémonos y seamos un poco MÁS.

domingo, 18 de diciembre de 2016

FELIZ NAVIDAD

Si tienes problemas, si te sientes triste, si algo te preocupa, si vas a echar de menos a algún ser querido, si te va mal en el trabajo, si tienes ganas de llorar... llora. Pero no pienses que este año la navidad no va contigo. Esto de que la Navidad está hecha de risas y sonrisas y corazones esponjados es un cuento. Navidad es, desde tus sentimientos (los que sean), ser capaz de dejarte iluminar por un niño indefenso en un portal frío. Y, de paso, no está de mal recordar que lo que celebramos es Buena Noticia de un modo especial para los que sufren en este mundo.
                                                                               (Pastoral SJ)


                                                   

jueves, 10 de noviembre de 2016

Seré un colibrí

Mucha gente pequeña, en lugares pequeños,
haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.
(Eduardo Galeano)

Wangari Maathai: Premio Nobel de la Paz en el 2004, activista por el medio ambiente, la democracia, los derechos humanos y específicamente los derechos de la mujer, Wangari Maathai fundó el Movimiento Cinturón Verde que plantó ya más de 40 millones de árboles. En este fragmento de la película "Dirt!" cuenta la historia del colibrí.



Siempre deberíamos sentirnos como un colibrí,
puede que nos sintamos insignificantes,
pero no quiero ser un mero espectador con todo lo que ocurre a nuestro alrededor.
Seré un colibrí: "Lo haré lo mejor que pueda"